Transporte Transporte de Carga

TRANSPORTE DE CARGA: Las ventas de camiones toman de nuevo un fuerte impulso

TRANSPORTE DE CARGA: Las ventas de camiones toman de nuevo un fuerte impulso, El año pasado crecieron 65 %, llegando a niveles de hace cinco años.

El año pasado crecieron 65 %, llegando a niveles de hace cinco años. En enero aceleraron más. Pese a las restricciones ambientales en Bogotá para la circulación de vehículos de carga, y por las demoras en la entrada en vigor de los beneficios tributarios para que los pequeños propietarios renueven su flota, el año pasado se comenzó a consolidar la recuperación de las ventas en este segmento, que durante años estuvo limitado por el esquema de chatarrización uno a uno. Desde octubre, no hay que desintegrar un vehículo viejo por cada unidad nueva que se quiera introducir. En efecto, en 2019 se vendieron 3.853 camiones de más de 10,5 toneladas, incluida la carga, para un aumento del 65 por ciento frente a 2018, mientras que las ventas de vehículos inferiores a dicho peso llegaron a 11.725 unidades, para una variación de 10,7 por ciento. El año pasado, según la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (Andemos), que se basa en el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt), entre los dos tipos de referencias el número de unidades nuevas puestas en las carreteras del país llegó a 15.578 (un 20,6 % más que en 2018), el mejor registro desde 2015, cuando el número de unidades llegó a 19.520 camiones. Y según la perspectiva que tiene el Gobierno en sus planes de modernización de vehículos de carga, clave para la economía, el abastecimiento y el comercio exterior, en los próximos años se espera lograr la modernización de 25.000 vehículos de carga, apuntando a que se renueve el 47 por ciento de los camiones con más de 20 años de uso para el año 2025. Hace dos semanas el Ministerio de Transporte expidió el decreto 221, medida que permite a los pequeños propietarios de vehículos de carga o de pasajeros acceder al descuento del IVA en la compra de automotores para su reposición, con un tope de hasta dos automotores por cada propietario. Y luego de que el año pasado se lograra la desintegración de 2.178 vehículos de carga y la edad promedio de este parque automotor pasara de 18 a 17,1 años, existen buenas expectativas no solo por parte de quienes venden los automotores, sino de los gremios de transporte de carga. Para este año ya están asignados 194.000 millones de pesos para la reposición y renovación del parque automotor de carga, cifra que unida a otras fuentes como el recaudo en el proceso de normalización vehicular y la contribución del 15 por ciento del valor del vehículo por cada nuevo propietario que entre al sector, la bolsa total con la que se alimentará el mercado sumará 1,1 billones de pesos en cinco años.

Al analizar los factores detrás de este desempeño, Juan Miguel Durán, presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar) explica que el sector tuvo un crecimiento de su producto del 4,4 por ciento el año pasado, mientras que el PIB creció un 3,3 por ciento, mostrando así el buen momento por el que atraviesa la economía. Y agrega que esto sirve como incentivo a las empresas y a los transportadores para invertir en la adquisición de vehículos, ya que las expectativas sobre el crecimiento del sector siguen siendo positivas, al que se ve fortalecido con el nuevo decreto. Además, explica el directivo, en 2018 las tasas de crédito y leasing para la compra de vehículo tuvieron disminuciones sustanciales, lo que brinda unas mejores condiciones para la adquisición de vehículos nuevos. Asimismo, sostiene que la insistencia del gremio para que haya mayores beneficios a las empresas de transporte que decidan renovar su parque automotor por vehículos a gas o eléctricos, dio como resultado la reducción del gravamen arancelario a 5 por ciento para los de gas y 0 por ciento a los eléctricos.

Mejor inicio de año

De hecho, previo a la expedición del decreto en mención, la comercialización de vehículos de carga tuvo un importante comienzo de año, de acuerdo con las estadísticas que recopila Andemos según las cuales en enero pasado se comercializaron 462 vehículos de más 10,5 toneladas, para un incremento de 147,1 por ciento frente al registro del mismo mes del 2019. Entre tanto, la venta de camiones menores de 10,5 toneladas de peso creció 8,4 por ciento anual en enero, al cerrar en 816 unidades matriculadas, de acuerdo con los registros que toman como base el Runt. Según Colfecar, el parque automotor de carga del país está compuesto en su gran mayoría por vehículos tipo camión, con cerca del 72 por ciento de participación y dentro de estos los automóviles chinos y japoneses han logrado cerca del 40 por ciento de vehículos vendidos.

Los camiones aumentaron sus ventas en un 28,5 por ciento y tienen una participación del 2,4 por ciento sobre el parque automotor nuevo.

“Los camiones aumentaron sus ventas en un 28,5 por ciento y tienen una participación del 2,4 por ciento sobre el parque automotor nuevo. Lo anterior tiene explicación en la mayor cantidad de vehículos tipo turbo. Por otro lado, las ventas de tractocamiones crecieron un 285 por ciento y participan en el parque nuevo con un 0,6 por ciento”, explicó Durán. Y, teniendo en cuenta que cifras del Ministerio de Transporte muestran que 95 por ciento de los vehículos de transporte de carga son propiedad de un dueño con 3 o menos vehículos (77 por ciento propietarios de un único vehículo), una fuerte demanda de vehículos de carga está dada por los pequeños poseedores, que prestan sus servicios a las empresas de transporte, que son las que recibirán los beneficios del programa de reposición.

Un programa con foco

Para la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar), el programa de modernización está enfocado en el segmento de vehículos que tienen una longevidad igual o superior a 20 años, pensando en el promedio. Y al darles la opción a los propietarios de decidir entre tener un nuevo tractocamión o un reconocimiento monetario -diferente al sistema uno a uno- se permite incentivar al mercado bajo la premisa de hacer posible la reducción del alto promedio de edad del parque automotor de carga del país. Y a la par del crecimiento del mercado, la presencia de vehículos con energías alternativas como híbridos o eléctricos ha venido creciendo en el país (237 por ciento), y los vehículos de carga no son ajenos a este comportamiento, ya que los vehículos eléctricos de carga con peso bruto de 7 toneladas han aumentado su participación. Y aunque con los vehículos de mayor peso es más complicado por la demanda de energía y trabajo al que están expuesto, Juan Miguel Durán, presidente de Colfecar, revela que ya hay empresas comercializadoras que han empezado a colocar en el mercado camiones eléctricos, en un orden superior a los mil para los próximos tres años, mientras que por el lado de los camiones a gas también ya hay pruebas piloto por parte de empresas de transporte de carga, “que seguramente, irán en crecimiento con la política de disminución del gravamen arancelario a 5% para la importación de vehículos con motor de funcionamiento exclusivo con gas natural”. “Si bien la política de disminución de aranceles a los vehículos de energías alternativas es importante, se requiere de la convicción de sus beneficios, y el progresivo desarrollo de la política y su implementación”, recalca Juan Miguel Durán, presidente de la agremiación.

Fuente: El Tiempo Imagen: Archivo El Tiempo Ver artículo original Volver a página de inicio]]>