Cartagena Infraestructura Transporte Transporte de pasajeros

TRANSPORTE DE PASAJEROS: ¿Por qué Transcaribe requería un aumento de $600 a $800?

TRANSPORTE DE PASAJEROS: ¿Por qué Transcaribe requería un aumento de $600 a $800?

Por lo menos en tres oficios y varias solicitudes entre mayo y septiembre del año pasado, quedaron consignadas algunas preocupaciones del sistema, la más lesiva: el transporte informal e ilegal. Hay que ayudar a Transcaribe. Ese fue el mensaje del alcalde William Dau Chamatt después de anunciar que en los próximos días será firmado el decreto que le sube $100 a la tarifa del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM). El mandatario reveló que aunque el pasaje ya es uno de los más caros del país e incluso de Latinoamérica, este no alcanza para cubrir la tarifa técnica, que según las proyecciones indicaba que el aumento para estabilizar las finanzas era de entre 600 y 800 pesos; pero, ¿cómo pasó el SITM de ser ejemplo a nivel nacional por “corregir errores” a estar en semejante encrucijada financiera? “Es una decisión bastante difícil porque la tarifa técnica de Transcaribe es muy costosa y todas las proyecciones nos decían que debíamos subir el pasaje entre 600 y 800 pesos, pero soy consciente que no se le puede poner esa carga al usuario, por eso estamos buscando otras opciones para equilibrar tarifa técnica con tarifa de usuario”, explicó el mandatario a través de un comunicado.

El Universal tuvo acceso al oficio enviado a la Alcaldía en enero de este año, donde Transcaribe detalla los puntos oscuros que afectaron la operación en el último año, y que terminaron haciendo más costoso el servicio. “El cálculo o proyección sugerida no podía ser ajena a las situaciones o externalidades negativas que fueron reportadas por Transcaribe, desde los inicios de la presente vigencia, a las dependencias de la Alcaldía (DATT, Hacienda y despacho del alcalde), con el fin de que fueran tenidas en cuenta en sus planes de acción, y pudieran tomarse las medidas preventivas y correctivas”, dice el oficio.
EL DATT NO AYUDA
Por lo menos en tres oficios y varias solicitudes entre mayo y septiembre del año pasado, quedaron consignadas algunas preocupaciones del sistema, la más lesiva: el transporte informal e ilegal. Y aunque Transcaribe reconoce que sí se desplegaron algunos operativos, también señala que “las cifras del sistema hablan por sí solas, pareciera que las acciones desplegadas son poco constantes o contundentes para disipar este flagelo”.
Además, el DATT no ha controlado los cambios de recorrido de las rutas del Transporte Público Colectivo (TPC), circulación de buses en rutas canceladas y la migración de vehículos a rutas canceladas o no servidas, “que afectan directamente la demanda del SITM, y que tiene efectos nocivos para la tarifa técnica vs usuario, y para el proceso de chatarrización”. Entre las rutas que transitan por sitios no autorizados se menciona la de Paraguay – Junín, y la reactivación de la Blas de Lezo – Bosque – Centro, que estaba abandonada y fue retomada en diciembre de 2018.
¿Por qué afecta todo esto a Transcaribe? El oficio lo responde así: “La falta de controles del DATT afectó directamente la demanda del sistema, permitiendo la competencia desleal y la alteración del plan de operación; es decir, a pesar de que la entidad procedió con los llamados de rutas del TPC, la demanda que iban dejando las rutas no se vio reflejada en el sistema, hecho que se vio corroborado en el recaudo”. Es decir, aunque fueron chatarrizadas busetas de Blas de Lezo y Bosque, la demanda no migró al SITM, sino a las rutas que comenzaron a cubrir ese recorrido de forma no autorizada, a las rutas reactivadas o al transporte ilegal.
APORTES
El incumplimiento de las obligaciones financieras por parte de Transcaribe Operador y el retraso en el cumplimiento de Sotramac, se convirtieron en un agravante para el SITM. “Durante la vigencia 2019 no fue posible lograr que se cumpliera la obligación a cargo de la porción 2 de Transcaribe Operador, en cabeza del Distrito de Cartagena, de realizar los desembolsos #3 y #4 al Fondo Unificado de Desintegración y Operación (Fudo)”, dice el documento.
El desembolso #3 que debía hacer el Distrito es por 20 mil millones de pesos, y el #4 por 19 mil millones. El ente gestor concluye entonces que “el incumplimiento de Transcaribe Operador – Distrito, impactó de forma negativa la operación del SITM (…) llegando a un punto crítico de no poder cubrir los gastos operativos del sistema”.
Fuente: El Universal Imagen: Archivo El Universal Ver artículo original Volver a página de inicio
]]>