Logística Temas del día

Logística y restricción en la inversión

Entre los diferentes retos que plantea la realidad de la logística, está la relación entre la inversión en infraestructura y los costos. En un contexto en el que la eficiencia del transporte es un pilar fundamental para el desarrollo económico, el nivel de desarrollo en infraestructura se convierte en un factor determinante. Las inversión de los gobiernos en carreteras, puertos, sistemas ferroviarios o regulaciones repercuten directamente en la competitividad y la velocidad de las cadenas de suministro.

Los países de Suramérica enfrentan actualmente un conjunto de desafíos políticos y económicos que en gran medida obstaculizan la inversión en infraestructura para el transporte. La inestabilidad política, la corrupción sistemática, la dificultad para generar consensos crean un entorno desafiante para la implementación de proyectos estratégicos a largo plazo, además de las restricciones presupuestarias y de los niveles de endeudamiento, que solo permiten asignar recursos insuficientes para el desarrollo de estas importantes obras.

Mientras algunos países como Brasil y Chile cuentan con infraestructuras más avanzadas que han contribuido en reducir los costos logísticos, otros como Colombia y Ecuador afrontan obstáculos que generan reducciones significativas en dichos indicadores; realidad que contrasta con aquella observada en países con economías más grandes como Estados Unidos, China o Alemania o el promedio de los miembros de la Ocde.

Es claro que existen diferencias en términos de las características geografías entre los distintos países y que estas diferencias pueden hacer más sencillo o menos costoso el desarrollo de la infraestructura en unos países que en otros. Aun así, es posible incrementar la competitividad mejorando la calidad de las carreteras, la eficiencia de los puertos y la conectividad del sistema ferroviario, y así reducir significativamente estos contrastes.

Este vínculo entre la inversión en infraestructura de transporte y su resultado en el índice de desempeño logístico para cada país nos invita a reflexionar sobre el alto impacto que las mejoras en las estructuras de transporte pueden tener sobre la capacidad de los países suramericanos para enfrentar el reto de satisfacer las demandas internas y la posibilidad de exportación al resto del mundo.

Nuestra responsabilidad como empresarios y directivos es proponer soluciones e implementar alternativas innovadoras de bajo costo para reducir los gastos logísticos. Asimismo, la digitalización y las tecnologías de seguimiento, así como la inteligencia en gestión de flotas mediante aplicaciones, nos permiten observar en tiempo real la cadena de suministro para generar optimización de rutas, mejorar la rotación de los vehículos de carga y reducir los tiempos de entrega y, así, incentivar también el ahorro de combustibles.

De igual forma, fomentar la colaboración entre empresas para compartir capacidades de transporte subutilizadas, así como la promoción de modelos de logística colaborativa, pueden generar mejoras en el costo logístico.

Más allá de las decisiones gubernamentales, hay aspectos dentro de nuestro control que pueden impulsar significativamente la reducción de los costos logísticos. Solo así podremos aportar desde nuestras posiciones al desarrollo económico y social de nuestros países y al crecimiento y el desarrollo económico de la política pública en infraestructura.

Fuente: La Republica

Imagen: UAO

Ver artículo original

Volver a página de inicio