Temas del día Transporte Marítimo

Se debilita comercio marítimo de alimentos frescos y congelados

En su último informe sobre las perspectivas del mercado de productos frescos y congelados, particularmente frutas finas, la consultora especializada Drewry señaló que el pronóstico para el comercio marítimo de estas mercaderías se “debilitó” en el último trimestre del año.

Mientras se espera, entonces, que la demanda experimente por segundo año consecutivo una retracción, las restricciones al tránsito por el Canal de Panamá no hacen más que impactar en la capacidad de bodega de los buques que transportan las exportaciones de perecederos desde América del Sur, consignó nuestro medio asociado en Argentina, TradeNews.

De esta manera, la carga refrigerada por vía marítima caerá un 0,5% interanual, siguiendo la contracción del 0,8% registrado en 2022.

Productos

La carne vacuna siguió siendo el producto de mayor volumen operado. En tanto la débil demanda de china frenó un poco las fuertes exportaciones de carne de cerdo que venían registrando Estados Unidos y Brasil. Por otro lado, en pescados y mariscos la demanda también retrocedió debido a que el cambio climático y las fuertes olas de calor marino en el Atlántico trajeron riesgos para los ecosistemas y las capturas fueron consistentemente bajas durante el año, explicó Drewry.

Por su parte, las frutas manifestaron una “tendencia notable de reducción de las exportaciones” desde casi todas las principales regiones productoras, ya que los efectos de El Niño potenciaron los eventos climáticos adversos.

La escasez de productos de calidad empujó a la baja a los embarques de frutas exóticas, melones y ha impulsado las disminuciones en las exportaciones de frutas deciduas, exóticas, y de melones y berries. El comercio de plátanos también ha enfrentado condiciones operativas difíciles, con crecientes presiones de costos y débil demanda que resultan en exportaciones marítimas estancadas este año.

Cuestión logística

“Pero tal vez la mayor incertidumbre ahora es la situación con el Canal de Panamá, con los tránsitos y los calados reduciéndose considerablemente debido a la falta de lluvia, que fue la más baja en octubre desde 1950”, indicó Drewry, tras agregar que los espacios de tránsito ahora se sitúan en 24 por día y disminuirán gradualmente a 18 para el 1 de febrero de 2024.

Para los operadores de líneas con espacios reservados, esto representa una disminución en la capacidad de carga y la necesidad de mantener horarios estrictos para cumplir con su espacio, corriendo el riesgo de dejar carga atrás en Chile, Perú y Ecuador, según la situación.

En tanto, los servicios chárter, como los buques refrigerados que no tienen tránsitos reservados, se verán obligados a desviarse a través del estrecho de Magallanes o el cabo de Hornos, lo que conlleva mayores costos y tiempos de tránsito más largos para los propietarios de carga.

“Los propietarios de carga deben prepararse para recargos en el Canal de Panamá por parte de las líneas navieras de contenedores y deberán verificar si su línea naviera preferida tiene espacios garantizados antes de comprometerse”, amplió la consultora.

Fletes y recargos

Este contexto, además, se enmarca en la entrada en vigor del Sistema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea en enero de 2024, lo que agrega incertidumbre y costos adicionales. Se espera que la volatilidad anticipada en los precios de las asignaciones de carbono afecte los recargos por emisiones, y se espera que la transparencia sea un problema a medida que las navieras intenten recuperar costos.

Sin embargo, la disminución en la demanda de carga no parece estar reflejándose todavía en las tarifas de los contenedores reefer. El Índice Global de Tarifas de Flete de Contenedores Refrigerados de Drewry, un promedio ponderado de los 15 principales intercambios de transporte marítimo de productos reefer, cayó un 34% interanual en el tercer trimestre de 2023, mientras que el índice equivalente para contenedores secos mostró una caída mucho más pronunciada del 74%. Esta tendencia ha continuado en el cuarto trimestre de 2023 y se pronostican más disminuciones en las tarifas de flete de contenedores refrigerados para el próximo año.

Hacia el futuro, se estima que el comercio marítimo de productos refrigerados volverá a crecer el próximo año y en adelante, ya que el crecimiento de la población mundial impulsa la demanda a largo plazo, expandiéndose a una tasa anual promedio del 3,2% en los años hasta 2027.

Fuente: Portal Portuario

Imagen: Portal Portuario

Ver artículo original

Volver a página de inicio