Transporte Marítimo

Las cadenas de suministro mundiales se tambalean por la variante Delta y las catástrofes climáticas

Inundaciones en China y Alemania han contribuido a los atrasos y atascos en el transporte de bienes.

Una nueva ola mundial de Covid-19, desastres naturales en China y Alemania, y un ciberataque dirigido a los principales puertos sudafricanos han conspirado para empujar a las cadenas de suministro mundiales a un punto de quiebre, amenazando el frágil flujo de commodities, piezas y bienes de consumo, reporta Reuters.

La variante Delta del coronaviru sha llevado a muchos países a impedir el acceso a tierra de los marineros, lo que ha dejado a los capitanes sin poder rotar a unos 100.000 tripulantes, retrotrayendo la situación a la de 2020 durante el apogeo de las cuarentenas.

“Ya no estamos a punto de una segunda crisis de cambio de tripulación, estamos en una”, dijo a Reuters Guy Platten, secretario general de la Cámara Marítima Internacional. “Es un momento peligroso para las cadenas de suministro mundiales”, añadió.

Dado que los buques transportan alrededor del 90% del comercio mundial, la crisis de las tripulaciones está interrumpiendo el suministro de todo tipo de productos, desde el petróleo y el mineral de hierro hasta los alimentos y la electrónica.

Hapag Lloyd describió la situación como “extremadamente difícil”, detallando que “la capacidad de los buques es muy reducida, los contenedores vacíos son escasos y la situación operativa en algunos puertos y terminales no mejora realmente (…) esperamos que esto dure probablemente hasta el cuarto trimestre, pero es muy difícil de predecir”.

Mientras tanto, las graves inundaciones en China y Alemania han trastornado aún más las líneas de suministro mundiales, que todavía no se habían recuperado de la primera oleada de la pandemia, comprometiendo billones de dólares de actividad económica que dependen de ellas.

Las inundaciones en China están reduciendo el transporte de carbón desde regiones mineras como Mongolia Interior y Shanxi, justo cuando las centrales eléctricas necesitan combustible para satisfacer el peak de demanda del verano septentrional.

En Alemania, el transporte de bienes por carretera se ha ralentizado considerablemente. En la semana del 11 de julio, mientras ocurría la catástrofe, el volumen de envíos retrasados creció un 15% respecto a la semana anterior, según datos de la plataforma de seguimiento de la cadena de suministro FourKites.

Penurias para las automotrices y fábricas

Los fabricantes de automóviles se han visto obligados nuevamente a interrumpir la producción por los brotes de Covid-19. Toyota Motor la semana anterior tuvo que detener las operaciones en plantas de Tailandia y Japón porque no podía conseguir piezas. Stellantis suspendió temporalmente la producción en una fábrica del Reino Unido porque un gran número de trabajadores tuvo que aislarse para detener la propagación del virus.

La industria ya se ha visto muy afectada este año por la escasez mundial de semiconductores, principalmente de proveedores asiáticos. A principios de este año, el consenso de la industria automovilística era que la escasez de chips se reduciría en el segundo semestre de 2021, pero ahora algunos altos ejecutivos afirman que se mantendrá en 2022.

Un ejecutivo de un fabricante de piezas de automóviles de Corea del Sur, que abastece a Ford, Chrysler y Rivian, dijo que los costos de las materias primas para el acero que se usan en todos sus productos se habían disparado, en parte debido a los mayores costos de transporte. “Si se tiene en cuenta el aumento de los precios del acero y del transporte, nos cuesta un 10% más fabricar nuestros productos”, dijo un ejecutivo a Reuters.

Aunque intentamos mantener nuestros costos bajos, ha sido un gran reto. No es sólo el aumento de los costos de las materias primas, sino que también se han disparado las tarifas de los envíos de contenedores”.

El mayor fabricante de electrodomésticos de Europa, Electrolux, advirtió la semana anterior de que se agravan los problemas de suministro de componentes, que han obstaculizado la producción.

Dificultades en EE.UU. y China

Las cadenas de suministro se están resintiendo en Estados Unidos y China, motores económicos del mundo que representan en conjunto más del 40% de la producción económica mundial. Esto podría provocar una ralentización de la economía mundial, junto con un aumento de los precios de todo tipo de bienes y commodities.

Los datos estadounidenses publicados el 23 de julio coinciden con la opinión cada vez más extendida de que el crecimiento se ralentizará en el último semestre del año, después de un segundo trimestre en auge impulsado por el éxito inicial de los esfuerzos de vacunación.

“Los problemas de capacidad a corto plazo siguen siendo preocupantes, ya que limitan la producción de muchas empresas del sector manufacturero y de servicios, al tiempo que hacen subir los precios a medida que la demanda supera la oferta”, señalóIHS Markit.

La lectura “flash” de la firma sobre la actividad en Estados Unidos cayó a un mínimo de cuatro meses en julio, porque las empresas están lidiando contra la escasez de materias primas y mano de obra, lo que está avivando la inflación.

El enigma es inoportuno para la Reserva Federal de Estados Unidos, que se reúne este martes y miércoles, sólo seis semanas después de dejar de referirse al coronavirus como un peso para la economía. La variante Delta, que ya está obligando a otros bancos centrales a plantearse un ajuste de sus políticas, está avivando un nuevo aumento de los casos en Estados Unidos, y la inflación se ha situado muy por encima de las expectativas

Escasez de abastecimiento

Un ciberataque afectó esta semana a los puertos sudafricanos de contenedores de Ciudad del Cabo y Durban, añadiendo nuevas interrupciones en las terminales. En Reino Unido la autoridad de salud ha indicado a cientos de miles de trabajadores que se aíslen tras el contacto con casos de Covid-19, lo que ha llevado a los supermercados a advertir de escasez de oferta y a algunas gasolineras a cerrar.

Richard Walker, director general del grupo de supermercados Iceland Foods, recurrió a Twitter para instar a la gente a no hacer compras por pánico. “Tenemos que ser capaces de abastecer a las tiendas, de llenar los estantes y de entregar los alimentos”, escribió.

Fuente: Mundo Marítimo

Imagen: Mundo Marítimo

Ver artículo original

Volver a página de inicio

Categorias