Estado de Vías Infraestructura Movilidad Noticias Seguridad Víal Transporte Terrestre

Alerta en la vía de la vereda Los Balsos

A pesar que la comunidad consiguió quién construya los resaltos, desde la administración departamental aún no los han autorizado.

Los habitantes de la vereda Los Balsos, en el municipio de Pijao, solicitaron la autorización para instalar 2 reductores de velocidad en el sector de la finca La Estela, donde se encuentra la entrada a la escuela que lleva el mismo nombre de la vereda.

Y es que esta institución educativa se encuentra al costado derecho de la vía que del centro poblado de Barragán conduce al municipio de Génova, por donde transitan vehículos de carga y de transporte público a altas velocidades que ponen en riesgo a los estudiantes.  

Según Luz Yaneth Uni González, presidente de la junta de acción comunal de la vereda, han sido constantes los llamados que han hecho —tanto a la administración local como a la departamental— para que sea autorizada la instalación de los reductores.

“Hemos gestionado ante la gobernación, pero no ha sido posible  y solo necesitamos que nos dejen hacerlos, pues una empresa privada se comprometió a construirlos. Por la zona pasan muchas volquetas a alta velocidad y en el sector habitan más de 150 personas”, indicó la líder comunal.

De acuerdo con Darío Marín Mantilla, presidente de  la asociación de juntas de acción comunal, Asocomunal Pijao, no hay explicación lógica para la negativa de las autoridades, puesto que un particular ofreció la construcción gratuita de los 2 resaltos. 

“Hemos hecho esfuerzos enormes enviando cartas de un lado a otro, pero la respuesta es negativa y en uno de los oficios la directora del Instituto Departamental de Tránsito del Quindío, IDTQ, afirmó que está presta para asesorar y dar soporte técnico, pero sostiene que el organismo no es competente para la construcción de reductores de velocidad y dice que es el ente territorial el que tiene la capacidad técnica administrativa y financiera para adelantar la intervención”, dijo. 

Según Marín Mantilla, el personero municipal de Pijao, en oficio enviado el 24 de agosto del año 2020, también pidió al titular de la secretaría de Aguas e Infraestructura del Quindío la construcción de los reductores de velocidad, pero la respuesta fue negativa.  

El líder comunal aseguró que más allá de las respuestas, lo que encuentran es falta de voluntad política. 

“No esperar un accidente”

Así mismo, María López Martínez, habitante del sector, dijo que la velocidad con que transitan algunos vehículos representa un riesgo mayor en las noches. 

“Este lugar es muy peligroso por los vehículos que pasan, en las noches transitan a gran velocidad y aquí en la zona madrugamos mucho a las labores del campo y tenemos que hacer uso de la vía, pero el peligro es latente y no queremos que se presente un accidente fatal para poner de acuerdo a las autoridades para que den el permiso de la construcción, algo que ellos no quieren hacer”.

Misael Llanos Duque, otro habitante de la zona, manifestó: “Necesitamos que nos escuchen, pues al momento de transitar —ya sea para Barragán o para el mismo municipio de Génova— nos vemos en un peligro constante por el paso de vehículos que se impulsan a gran velocidad por esta zona. Hay que tener en cuenta es que la vía es angosta y muchas veces uno no tiene cómo maniobrar, ni siquiera en bicicleta, por eso hacemos un llamado urgente, no esperemos a que haya muertos para tomar las acciones correctivas correspondientes”, dijo.

Fuente: Cronica del Quindio

Imagen:  Cronica del Quindio

Ver artículo original

Volver a página de inicio

Categorias