Bogotá Empresas Logística Movilidad Para tener en cuenta en vías Restricciones Transporte Terrestre

Corredores de logística: vehículos de carga, a respetar vías designadas

El proyecto del POT establece 20 vías para conectar las zonas francas y de logística de Bogotá.

Desde hace al menos dos décadas, Bogotá ha intentado organizar sin mucho éxito el movimiento de carga en la ciudad. Por eso, por cualquiera de sus vías se ven transitar tractocamiones al lado de buses, camionetas, automóviles, motocicletas, bicicletas y peatones. En un nuevo intento, la actual administración distrital propone crear los llamados corredores de logística y carga.

En el artículo 570 del proyecto del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) Reverdecer a Bogotá 2022-2035 se proponen 20 corredores. Entre ellos están la calle 13, la calle 80, la avenida Boyacá, la autopista Sur, la avenida El Dorado, la Ciudad de Cali, la avenida Agoberto Mejía, la Circunvalar del Sur, la avenida a Cota y la avenida al Llano, entre otros.

Según la Secretaría de Movilidad, entidad responsable de dirigir esta estrategia, en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Económico, el objetivo es conectar y fortalecer las zonas industriales de la capital y de la Sabana (Fontibón, Puente Aranda, borde aeroportuario, entrada sur y Reverdecer del sur), según el plan que discute el Concejo distrital.

Pero también, la idea es mejorar la movilidad urbana, toda vez que la estrategia establece centros de logística –donde se consolidaría y desconsolidaría la carga– en diferentes puntos de la ciudad y en el entorno de la “nueva ALO”, como es llamado por la Alcaldía el anillo logístico de occidente.

Con el modelo propuesto, los miles de vehículos de carga pesada que hoy utilizan las vías urbanas solo circularían por los tramos autorizados, no por las demás avenidas y calles de la ciudad. Esto los sacaría de zonas que no tienen vocación industrial, lo que ayudaría a reducir la congestión y los costos de mantenimiento de la malla vial.

Los corredores de logística hacen parte del plan de movilidad urbano y regional, discutido con la Nación y la Gobernación de Cundinamarca (documento Conpes 4034), en el cual también se destacan los Regiotram de Occidente –que utilizará la calle 13– y del Norte –está proyectado por la línea férrea paralela a la autopista Norte–. En principio se pensaba que podrían ser un modo mixto (de pasajeros y de carga); sin embargo, solo se planean para pasajeros, por lo que la carga seguirá necesitando los corredores de acceso de la ciudad.

El secretario de Movilidad, Nicolás Estupiñán, dice que los corredores logísticos se enmarcan en el propósito de esta administración de reconocer que Bogotá es una ciudad región y de entender el movimiento de la carga.

“Estamos planificando 20 corredores logísticos y de carga que suman 117 kilómetros, y están asociados con unas infraestructuras de logística, de consolidación y desconsolidación de carga, para que no sigamos pensando que esta no tiene que entrar a la ciudad. Parte de esa carga es de paso y otra necesita entrar a la ciudad y de esas infraestructuras especializadas logísticas”, señaló el funcionario.

Y agregó: “En estos corredores, donde la naturaleza principalmente es la carga, no podemos tener una reasignación del espacio público diferente. Por lo tanto, los corredores logísticos y los verdes son diferentes, en algunos casos vamos a tener alguna confluencia, pero es más coyuntural, más que un corredor verde como tal”.

Por la capital del país pasa carga de los santanderes y Boyacá (ingresa por el norte), de los puertos de Cartagena, Barranquilla y Buenaventura y de Antioquia (accede por el occidente y el sur) y del Llano (entra por el suroriente).

De hecho, la Secretaría de Movilidad estima que cerca del 68 por ciento de la carga ingresa o sale por el sur y el occidente, por vías como la autopista Sur (aproximadamente el 18 %), la calle 13 (25 %) y la calle 80 (25 %). Otro 18 por ciento lo hace por la autopista Norte y la carrera 7.ª. Pero muy buena parte de toda esa carga se dirige al occidente de la ciudad o a las zonas francas o puertos secos que hay en los municipios de la Sabana Occidente, como lo son Mosquera, Funza y Madrid.

“En el occidente tendríamos el anillo logístico, donde la carga puede llegar por Devisab y entrar a Bogotá por la 13, la 63 y la 80, y puede retornar tomando la ALO centro y la ALO sur, y ahí volver a tomar, por cualquiera de estos corredores, la Devisab e irse hacia donde se tiene que ir o hacia el norte y no entrar a la ciudad. Eso es lo más importante”, explicó. Devisab es la concesión vial del departamento de Cundinamarca que conecta a Chía, Siberia, Funza, Mosquera, el ramal a Soacha y Girardot.

ANILLO LOGÍSTICO DE OCCIDENTE

En marzo próximo se espera la firma del convenio de cofinanciación y el Conpes que declara su importancia estratégica. El anillo comprende el cuadrante entre las calles 13 y 80, incluyendo la 63, y los tramos sur y centro de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) y la concesión Devisab.

En esta estrategia, el Distrito debe extender hasta la concesión Devisab las calles 13, 63 y 80. La primera será una vía de 72 metros de ancho, con carriles para carga, mixtos y pasajeros y ciclorruta. La segunda tendrá un perfil de entre 30 y 40 metros de ancho, y actualmente el IDU la está construyendo hasta cerca de la calle 125. Y en la tercera, la idea es construir en la zona de la rotonda del Puente de Guadua un intercambiador donde los vehículos que ingresan a la ciudad puedan pasar a desnivel.

La ALO sur, que irá entre Chusacá, en Soacha, y la calle 13, es un proyecto a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). Se espera que su construcción sea contratada en diciembre próximo mediante una asociación público-privada (APP). La ALO centro es un corredor que irá entre las calles 13 y 80, y su construcción la ejecutará el Distrito, a través del IDU. Con la construcción de los tramos sur y centro de la ALO se espera descongestionar la autopista Sur y la avenida Ciudad de Cali.

“Todas esas vías del occidente son las que se van a ver más favorecidas con estos movimientos; también la autopista Norte –con la ampliación a cinco carriles– y la misma calle 13, con esa ampliación de perfil que tenemos”, aseguró Estupiñán, quien también señaló que al oriente se está viendo cómo consolidar la Circunvalar de Oriente y mejorar el movimiento de carga que sale o se dirige hacia el Llano.

El secretario de Movilidad aclara que la estrategia de corredores de logística y carga no contempla establecer nuevas zonas francas, pero sí su consolidación. No obstante, la idea es promover, en conjunto con Cundinamarca, el desarrollo de tres zonas de infraestructura logística. Una estaría en el norte, entre Tocancipá y Zipaquirá; otra en la calle 13, que consolidará los movimientos por las calles 13 y 80, y otra en la autopista Sur.

“Buscamos que estas infraestructuras nos apoyen en la intermodalidad, en la transferencia de los insumos de carga, en reducir el impacto de estos vehículos pesados, para que no entren a la ciudad, y a tener una mayor productividad”, concluye Estupiñán.

Fuente: El Tiempo

Imagen:  El Tiempo

Ver artículo original

Volver a página de inicio

Sobre el autor

Lady Giovanna Navas Becerra

Agregar Comentario

Clic acá para ver los comentarios

Categorias