Comunicado Economía Empresas Importante Instituciones Internacional Internacional Jurídico Logística Logística Movilidad Transporte Transporte aéreo Transporte de pasajeros

ANÁLISIS | El fallo que anula el mandato de los CDC de uso de mascarillas en transporte público genera emociones encontradas y preocupaciones en el gobierno Biden

(CNN) — Funcionarios de la administración de Biden se encontraron a ambos lados de una línea incómoda en su búsqueda para poner fin a la pandemia de covid-19 este lunes. Primero celebraron un regreso a la normalidad recibiendo a decenas de niños sin mascarilla en la tradicional carrera de huevos de Pascua en la Casa Blanca y luego vieron caer una de sus últimas líneas de defensa contra el virus horas después cuando una jueza federal de Florida anuló el mandato federal de mascarillas para aerolíneas, trenes y transporte público.

Fue solo la semana pasada cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) extendieron el uso obligatorio de mascarillas de viajes hasta el 3 de mayo para que los funcionarios de la administración pudieran resolver su próximo movimiento entre señales contradictorias sobre la trayectoria del virus. Pero varias horas después de que la jueza de distrito de Estados Unidos Kathryn Kimball Mizelle dictaminara que el mandato era ilegal, un funcionario de la administración le dijo a Kaitlan Collins de CNN que el mandato de máscara de los CDC ya no se estaba aplicando, lo que la Administración de Seguridad del Transporte confirmó el lunes por la noche.

Las principales aerolíneas anunciaron el lunes por la noche que ahora el uso de mascarillas es opcional en sus vuelos. Amtrak hizo un llamado similar, aunque algunos sistemas de tránsito regionales, como los de Nueva Jersey y Nueva York, anunciaron que aún requerirán el uso de mascarillas.

Más temprano ese día, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, quien calificó el fallo de “decepcionante”, había instado a los viajeros a seguir usando sus máscaras.

“Le diríamos a cualquiera que esté sentado allí: les recomendamos que usen mascarillas en los aviones y… tan pronto como podamos proporcionar una actualización desde aquí, con suerte pronto, se lo proporcionaremos a todos ustedes”, dijo Psaki a los periodistas en una sesión informativa en la Casa Blanca.

El Departamento de Justicia podría presentar una apelación en cualquier momento para detener el fallo, pero no estaba claro de inmediato cómo procedería.

Lo que significa el fallo contra el uso obligatorio de mascarillas en el transporte público

En el nivel más práctico, el fallo presentó la posibilidad de más caos en los cielos cuando las aerolíneas vean un aumento en los viajes para las vacaciones de primavera, así como una confusión inmediata sobre si usar o no la mascarilla para quienes transitan por los aeropuertos del país. El presidente de la Asociación de Auxiliares de Vuelo, trabajadores que con demasiada frecuencia han sido víctimas de la ira de quienes ya no quieren usar mascarillas, instó a la administración a ofrecer una “comunicación clara” sobre qué hacer “para que los asistentes de vuelo y otros trabajadores de primera línea no están sujetos a más violencia creada por la incertidumbre y la confusión”.

Eso dejó a los estadounidenses una vez más enfrentándose a una orientación contradictoria mientras intentaban sortear los riesgos de abordar autobuses, trenes y aviones llenos de gente para sus familias y, en particular, para los niños menores de 5 años, que aún no son elegibles para la vacuna. El mismo día, por ejemplo, Filadelfia se convirtió en la primera ciudad importante de Estados Unidos en restablecer su mandato de máscara a medida que aumentan los casos en el noreste, requiriendo máscaras en todos los lugares públicos cerrados. Varias universidades también han restablecido sus mandatos de máscara.

Los casos están aumentando en más de la mitad de los 50 estados. Pero las hospitalizaciones por covid-19 están cerca de su nivel más bajo desde que el gobierno comenzó a rastrear esa métrica en julio de 2020. A medida que aumenta el uso de pruebas en el hogar, el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud ha advertido que potencialmente hay un gran número de casos de covid no contados porque esos resultados a menudo no se informan. Estiman que solo se detecta alrededor del 7% de los casos positivos en Estados Unidos, lo que sugiere que las tasas de casos son 14,5 veces más altas que las informadas.

Aún así, en un momento en que alrededor del 66% de los estadounidenses están vacunados con al menos su dosis iniciales y menos de un tercio han recibido sus dosis de refuerzo, muchos están indicando que están listos para seguir adelante y vivir con el virus, con solo 1 de cada 10 personas opinando que la pandemia aún es una crisis, según una encuesta reciente de Axios-Ipsos.

El equilibrio de la precaución con el deseo de normalidad

Eso ha dejado al presidente Joe Biden y a otros demócratas en una posición precaria en la que todavía están instando a los estadounidenses a tomar el covid-19 en serio. Los demócratas son conscientes de que otro aumento de casos de una nueva variante podría desencadenar una reacción violenta contra el partido gobernante en las elecciones intermedias de noviembre, pero también de que los republicanos rápidamente volverán un arma cualquier reducción percibida en las restricciones del covid. El Partido Republicano ya ha criticado a los demócratas en algunas contiendas por ser demasiado severos cuando se trata de mandatos de uso de mascarilla, las limitaciones para las empresas y mantener a los niños fuera de las escuelas durante el punto álgido de la pandemia y, en algunos casos, ha pasado a atacar a los demócratas por los altos precios de la gasolina, el crimen y la inflación.

En una señal de que incluso los demócratas han estado ansiosos por alejarse del uso obligatorio de mascarillas, cuatro senadores que se enfrentan a la reelección este otoño se unieron a la mayoría de los republicanos para apoyar una resolución del senador republicano Rand Paul de Kentucky el mes pasado para derogar el mandato federal de mascarillas en el transporte público.

La Casa Blanca trató de volver a centrar la atención en el Congreso este lunes, y Psaki abrió la sesión informativa en la Casa Blanca en parte al afirmar que la administración necesita que el Congreso “haga su parte con urgencia para financiar la respuesta global de covid” y señaló que la administración ha solicitado una paquete de financiación suplementaria “para nuestras necesidades más urgentes de recibir vacunas en los brazos y proporcionar pruebas, tratamientos y suministros para salvar vidas”.

El Congreso salió de Washington a principios de este mes para un receso de dos semanas sin aprobar un paquete de US$ 10.000 millones para atención al covid-19 que se había elaborado a través de negociaciones bipartidistas encabezadas por el senador republicano Mitt Romney de Utah y el líder de la mayoría del Senado Chuck Schumer, un demócrata de Nueva York . El paquete se centró en preparar a Estados Unidos para prevenir futuros brotes e incluyó fondos para pruebas, tratamientos y terapias, pagados en parte con la reutilización de fondos del paquete de ayuda covid del año pasado.

Pero el paquete se estancó después de que los republicanos exigieran una votación sobre una enmienda que restauraría el Título 42, una regla de la era Trump impuesta durante la pandemia que permitía a Estados Unidos enviar inmigrantes de inmediato a sus países de origen debido a la emergencia de salud pública. La decisión de la administración Biden de revertir el Título 42 desde mayo se ha convertido en un tema central en este año de campaña de mitad de período, lo que genera críticas no solo de los republicanos sino también de varios legisladores demócratas vulnerables, quienes dicen que la administración aún tiene que formular un plan para tratar con la oleada de inmigrantes en la frontera sur que probablemente siga a la eliminación gradual de esa regla.

Si bien no está claro qué tan pronto el Congreso podría avanzar en el paquete de covid-19 dado el punto muerto sobre la inmigración, Biden podría enfrentar una situación embarazosa cuando lidere una segunda cumbre mundial sobre covid-19 en mayo después de que los legisladores estadounidenses rechazaron las solicitudes de la administración para proporcionar más fondos para subsidiar vacunas globales. A principios de este mes, el entonces coordinador de respuesta de covid-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients, describió la falta de fondos para la respuesta global de covid en el último paquete como “una verdadera decepción”.

Pero también fue una señal de la percepción de los legisladores de que el problema está desapareciendo como una de las principales preocupaciones de la mayoría de los estadounidenses, ya que los gobiernos estatales y las localidades una vez más toman la iniciativa en la orientación y respuesta de covid. En el mosaico actual, las reglas dependen tanto de la política como de la ciencia y es probable que eso afecte la forma en que los legisladores locales dan forma a las reglas para sus sistemas de transporte público ahora que la regla federal ha sido derogada.

Fuente: cnnespanol.cnn

Imagen: cnnespanol.cnn

Ver artículo original

Volver a página de inicio

Sobre el autor

Ivonne Rodriguez

Agregar Comentario

Clic acá para ver los comentarios

Categorias